Albóndigas de patata y carne

Albóndigas de patata y carne
Las albóndigas junto con la tortilla de patatas es uno de los platos más conocidos y más demandados en los restaurantes españoles. Las tradicionales son de carne, aunque también las puedes encontrar de pescado e incluso vegetarianas. Hoy te enseñamos una variante, albóndigas de carne con patatas. Además podrás elegir entre las salsas que te ofrecemos, todas diferentes y riquísimas.

Sabrosa receta de albóndigas de patata y carne

Ingredientes:

  • 2 patatas pequeñas
  • 1/2 kilo de carne de ternera y cerdo
  • 1-2 huevos
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 puñado de perejil
  • 4 cucharadas de pan rallado
  • 1 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1/2 cucharadita de pimentón molido dulce (opcional)
  • Sal
  • Harina
  • Aceite de oliva

Utensilios:

  • 1 bol grande
  • 1 olla
  • 1 sartén
  • 1 tenedor
  • 1-2 bandejas
  • 1 espumadera
  • Papel de cocina
  • 1 freidora (opcional)
  • 1 rallador
albondigas
Preparación:
  • Cuece las patatas. Cuando estén hechas, machácalas con un tenedor.
  • Pon en un bol la carne picada, el pan rallado, 1 huevo batido, los ajitos y el perejil picado, la pimienta molida, la sal, el pimentón dulce y mézclalo todo muy bien. Si ves que te ha quedado demasiado líquida, añade más pan rallado, si por el contrario te ha quedado demasiado espesa añade otro huevo.
  • Añade el puré de patatas y mezcla bien.
  • Haz bolas con la masa y ponlas en una bandeja.
  • Mientras tanto, pon un sartén con aceite de oliva virgen extra en el fuego.
  • Pasa las albóndigas por harina y ve echándolas en la sartén.
  • Dales la vuelta para que se hagan por todos los lados.
  • Pon las albóndigas ya hechas sobre papel de cocina absorbente, para que pierdan todo el aceite.
  • Introdúcelas con tu salsa favorita en una cazuela grande y deja que hiervan un poquito.

Datos de interés:

  • Si quieres que tus albóndigas tomen más sabor, prepara la masa por la noche y déjala en el frigorífico hasta el día siguiente.
  • Para que las albóndigas queden más suaves les puedes poner a la masa una buena miga de pan remojada en leche o una cucharada de aceite de oliva, te quedarán muy suaves y esponjosas.
  • Puedes añadirle todo tipo de especias, según tu gusto. El curry, el orégano, la albahaca etc., son algunas de las especias que les puedes poner. El truco está en que la selección que hagas sea una buena combinación. Si no te atreves, también puedes comprar un preparado de especias para carne.

Algunas sugerencias para que hagas tus albóndigas con más facilidad

  • Si no quieres que tus albóndigas se te queden pegadas a las manos mientras las estás haciendo, humedece tus manos con agua. Es un truco muy sencillo e infalible.
  • Puedes usar una freidora en lugar de una sartén, es mucho más fácil, el aceite no salpica y se hacen por todos lados.

Algunas salsas para tus albóndigas

salsas
Además de la típica salsa de tomate  puedes variar y hacer otras salsas.
  • Salsa de nata, champiñones y guisantes: Tan sencilla como pasar por la sartén con un poquito de aceite los champiñones y los guisantes, añadir las albóndigas y a continuación, nata líquida y un poquito de pimienta. Si quieres restarle calorías, le puedes poner junto a la nata, un poquito de leche desnatada Omega3 que tiene una consistencia parecida a la de la nata.
  • Salsa de verduras: Haz un sofrito con ajo, cebolla, tomate rallado y añade todas las verduras que te gusten: guisante, zanahorias, champiñones… Agrega agua y una pastilla de caldo de verduras o pollo. Introduce tus albóndigas y deja que se cuezan hasta que la salsa espese.
  • Salsa de almendras: Fríe unas almendras, unos ajos enteros con piel y pan. Sácalos, retira la cáscara de los ajos y mételos en el vaso de la batidora con unas ramas de perejil, un puñadito de sal y unas hebras de azafrán. Agrega agua y bate bien. Pon en una cacerola la salsa, añade más agua si lo ves necesario, un buen chorro de limón e introduce tus albóndigas. Deja que cuezan hasta que la salsa se espese.
  • Salsa de cebolla y verduras: Esta salsa es muy rica y además viene muy bien para los niños ya  que no les suelen gustar mucho la verdura. Fríe unos ajitos, cebolla y zanahorias picadas. Añade tomate rallado. Cuando esté el sofrito ponle unas ramitas de perejil y pasa por la batidora.
Siguiente
« Post Anterior
Gracias por los comentarios